lunes, 9 de febrero de 2009

Lobezno o cómo usar un cortauñas

Hace ya un tiempecito, escribía sobre mis no manías, admitiendo que mi única manía en sí, era morderme las uñas.

Ejemplo de uña mordida. Visto en perspectiva, da grimilla.

Desde hace casi un mes, mi ingesta de proteínas ha disminuido: decidí dejar de morderme los muñones y sorprendentemente mi fuerza de voluntad ha aguantado el envite. Sorprendente porque lo que no consiguieron aquéllos horribles productos químicos con un sabor asqueroso lo ha conseguido el autolímite.

Mejor, no? Sirva de ejemplo.

Desde que tengo memoria siempre me he mordido las uñas. Por eso, ahora que las dejo crecer, estoy experimentando una serie de situaciones que, comunes para el resto, resultan totalmente nuevas para mí. Un par de ejemplos: antes, rascarse era para mí un suave masaje que ahora se ha convertido en un procedimiento autolesivo. Ni Eduardo Manostijeras! Por otro, ahora soy capaz de abrir las tapas de los móviles con una facilidad pasmosa, dejando atrás las peleas e intentos frustrados.

Aún así, si hay algo que destaca sobre manera, es el "mono" y el cortar las uñas.
El mono, porque son muchos años de un comportamiento repetido y asimilado como inconsciente. No fumo y las uñas no contienen aditivos químicos adictivos, pero me arriesagría a compararlo con dejar de fumar. Al descuidarte un momento, ves que tienes las manos como sosteniendo un cigarrillo o en mi caso, rondando los dientes, cual meretriz esperando ser contratada (alguien se ha dado cuenta de lo que sube en categoría un escrito al usar la palabra "meretriz"? Estoy seguro de que un alto porcentaje de premios Nobel la han utilizado...).

"Mataste a mi padre, prepárate a morir!"

El otro factor ha tener en cuenta es el respeto al cortauñas. No porque no sepa utilizarlo, los pies estaban a salvo de mi manía, sino porque puede ser un arma de destrucción masiva en la mano errónea. Yo, diestro, manejando algo con la izquierda. Tengo sudores fríos sólo de pensarlo! Por lo pronto, para la primera vez conté con asistencia, pero creo que me tocará volar solo en el futuro. Sólo espero volar con los dedos enteros. Manías que tiene uno.

4 comentarios:

Juan Miguel dijo...

Joer... La imagen de Ania cortandote los mejillones de la mano derecha me va a perseguir el resto de mi vida.

Se me ha ocurrido un invento cojonudo, cortaunyas con punta redondeada, para que los ninyos y novatos puedan cortase la unyas sin miedo a resultar heridos.

Pedante, que eres un pedante, con lo bonito y sencillo que es escribir PUTA...

Hala, a cascarla que se me acaba la pausa de la comida

Ordo dijo...

Mira a ver lo del cortauñas, hazte un modelo en pro-e y tal, lo fabricamos en China y a inundar los todo a 100.

Y mira que eres ordinario, escribir PUTA, así, en mayúsculas... Tú un Nobel no lo ganas, no.

Ponte a trabajar que si no los apañeros no te ajuntan

Lille Skvat dijo...

Hola:

He hecho una lista en mi blog de otros blogs de españoles en Dinamarca y te he incluido (http://lilleskvat.blogspot.com/2009/02/blogs-de-espanoles-en-dinamarca.html). Espero que te parezca bien.

Saludos,

Lille Skvat
http://lilleskvat.blogspot.com/

Ordo dijo...

@ lilleskvat

Hola!
Muy amable por tu parte. Ya me he pasado por ahí un par de veces :)

Un saludo!